jueves, 29 de noviembre de 2012

Bonobos: enemigos de dios.

Siempre me ha sorprendido la capacidad de algunos para aceptar sin mayor complicación dos argumentos que se contradicen. Mi maestro siempre ha sostenido que es debido a la existencia de departamentos estancos, de redes sinápticas desconectadas entre sí, en los cerebros de dichos individuos.
      
Pero sin duda no puede dejar de sorprender la utilización torticera del término natural que hace la religión cristiana, al calificar como antinatural determinados comportamientos, como la homosexualidad, para a continuación rechazar categóricamente comportarnos como animales, es decir, de forma natural. ¿En qué quedamos?
    
Afortunadamente la ciencia nos ayuda a desmotar muchos de los prejuicios, aunque debemos aceptar con humildad que ni siquiera ella es capaz de derribar las más profundas convicciones de muchos a los que dios les habla (como recientemente ha reconocido el expresidente Aznar, que al parecer dios le habló después del atentado de ETA, lo que, a decir de algunos, más que fe se trata de esquizofrenia)
    
Recientemente, un blog de publico.es, titulado Principia Marsupia, nos hablaba de las investigaciones de la antropóloga Isabel Behncke, de la Universidad de Oxford, la cual ha investigado a los bonobos, una especie que junto al chimpancés, es la evolutivamente más cercana al ser humano.
    
Pues bien, según Behncke, los bonobos conviven en las sociedades más pacíficas observadas entre los mamíferos. ¿Su secreto? El matriarcado y los altos niveles de actividad sexual.
    
Si los seres humanos recurren al poder para resolver sus problemas de sexo, los bonobos recurren al sexo para resolver sus problemas de poder. Además, estos primates constituyen la única especie animal que practica las mismas actividades sexuales que los humanos: besos con lengua, sexo oral y coito macho-hembra, macho-macho y hembra-hembra.
    
Cuando se presenta un conflicto, los bonobos recurren al sexo entre los contrincantes y por eso los niveles de tensión siempre se mantienen muy bajos. Las sociedades bonobas están dominadas por las hembras que, aunque más débiles físicamente, se organizan en alianzas femeninas que las cohesionan fuertemente.
     
Son los bonobos es otra de las especies animales, junto a los humanos, que claramente utilizan el sexo sin un fin reproductivo, lo que echa por tierra a los exégetas monoteístas, empecinados en vincular sexo y reproducción para mayor gloria de dios. Ya me parece escuchar aquello que debemos no comportarnos como animales ni de forma antinatural, que eso sí que es un contra dios.
       
Pero es sin duda en el campo de la ciencia ficción de la que llaman diseño inteligente donde la existencia de los bonobos puede provocar un cataclismo de dimensiones cósmicas.
      
De aceptar esa teoría, seudocientífica, deberíamos también admitir que en su infinita sabiduría, ese dios que ha dirigido de forma inteligente la creación ha apostado también por una especie animal que sin el pecado original disfruta de las relaciones homosexuales y el sexo oral. Es decir, que en el supuesto diseño inteligente de dios, también hay cabida para el placer sexual sin culpa ni pecado.
       
¡Anda que como se entere Rouco le da un patatús!
       
PD: No es por dar ideas, pero ¿alguien podría sugerir a israelíes y palestinos que solucionen sus diferencias al estilo de los bonobos? Y no porque uno de hamás coiteando con un rabino puede tener su aquel, sino porque tal vez así puedan convivir en esa solución habitacional que llaman  próximo oriente.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Genocidas

Ahora que la Fundación Franco va a rendir un homenaje al felón general que violentó su sagrado juramento de fidelidad al gobierno legal de la II República, alentó la masacre del pueblo español a través de una durísima guerra civil de tres años, y mantuvo al país subyugado durante treinta y cinco más, quiero compartir contigo, amable lector o lectora, una reflexión en torno a sus descendientes morales, políticos y sociales.
       
Es habitual que la única respuesta de la derecha reaccionaria, caciquil y resabiada española, esa que encarna tan bien el PP, medios como Intereconomía, La Gaceta, La sin-Razón, y voceros como Jiménez Losantos, César Vidal, etc. utilizar el famoso “y tú más” para intentar silenciar la crítica hacia sus postulados violentos.
   
Un caso paradigmático al que ya dediqué un post es Paracuellos, un caso trágico y repugnante, que intentan reiteradamente utilizar como escudo para defenderse de otros semejantes donde los suyos no fueron las víctimas sino los verdugos: Málaga, Badajoz, etc.
    
Así, ante la crítica al genocida Franco saltan con el genocida Stalin; ante la crítica a Fraga utilizan a Carrillo; ante el asesinato de Miguel Hernández se defienden con el de José Antonio Primo de Rivera.
   
Pero como todo argumento falaz, es fácilmente rebatible, porque en el fondo estamos de acuerdo: Francisco Franco y Josef Stalin eran unos genocidas terribles, cuyas vidas deberían servir de ejemplo, en escuelas e institutos de todo el mundo, de la maldad, la crueldad y la inmoralidad del ser humano.
    
Paracuellos, como Málaga, Gernika y Badajoz son ejemplos de la saña del ser humano hacia el ser humano, y sus autores, ya fuesen milicianos, militares de carrera o civiles, merecen toda nuestra indignación y nuestro desprecio moral.
   
Si Carrillo tuvo alguna responsabilidad en Paracuellos merece nuestro más absoluto desprecio como el que nos merece Manuel Fragra por los asesinatos de presos políticos durante el régimen genocida de Franco.
    
La diferencia fundamental es que mientras yo sí tengo la dignidad humana de rechazar categóricamente todo tipo de genocidios y hechos violentos, vengan de la derecha o de la izquierda, ellos, los herederos económicos, políticos y sociales del franquismo, muestran su maldad y miseria moral al defender los que hicieron los suyos: sus padres, sus abuelos, sus líderes.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Fábula de los tres náufragos

Los tres hombres de la barca cayeron al mar agitado cuando el bote volcó. La fuerte corriente les alejó de su más seguro salvavidas y quedaron a merced de las olas.
        
El primero no quiso resignarse a su destino y braceó y braceó sin descanso, como intentando agarrarse a una maroma inexistente. Sus movimientos le sumergían una y otra vez en el agua, por lo cual pateaba para salir a la superficie. Tanto esfuerzo le agotó y finalmente no pudo evitar hundirse en las profundidades de la mar, ahogándose.
    
Los otros dos optaron por intentar flotar de espaldas, evitando todo movimiento brusco que les consumiera las fuerzas y les hicieran hundirse. Gracias a ello, después de un buen rato vieron llegar una barca con unos pescadores que desde la orilla habían visto el naufragio.
    
Cuando se encontraban cerca de los náufragos le lanzaron una maroma. Uno de ellos no dejó de intentar flotar de espaldas, esperando que la mar acercara la cuerda para agarrarse a ella. Pero la corriente le alejaba cada vez más hasta que se perdió en la lejanía. En la soledad del mar terminó por agotarse y murió ahogado.
    
El tercer náufrago, que también había flotado de espalda, en cuanto vio la cuerda braceó, agitó sus piernas, intentando llegar hasta a ella. Se agarró fuertemente y esperó que los marineros tiraran fuerte hasta conseguir que le subieran al bote.
    
Moraleja: hay que saber cuando hay que luchar y cuando esperar, so pena de no sobrevivir ante los embates de la vida.

martes, 13 de noviembre de 2012

Zoidotízate

No hay nada más malo que defraudar las expectativas que creas.
      
Esta es una de las razones por las que muchas personas se paralizan y son incapaces de llegar más lejos. Claro que hay excepciones: los osados, los temerarios y los irresponsables suelen ir mucho más lejos de lo que la prudencia y la cordura recomienda. Y, sorprendentemente, muchas veces ven coronada su osadía, su temeridad o su irresponsabilidad con los laureles de la victoria. Claro que hay otra razón con mucho menos lustre. La idiotez. Y a estas alturas de la legislatura no sabemos a qué podemos achacar la carrera alocada de Juan Ignacio Zoido hacia el precipicio.
    
Como persona comprensiva, acepto que era muy difícil para un espíritu apocado el subidón adrenalítico que supuso para nuestro alcalde la marcha triunfal del Corpus de 2011. Posiblemente sus emociones iban en la misma línea que la de Julio César al avanzar victorioso sobre las calles de Roma a su entrada en la capital del Imperio, con el galo Vercingetórix a sus espaldas, cautivo y desarmado.
    
Pero hay “victorias” envenenadas, y desde entonces, la carrera triunfal de Zoido ha sido una maratón que está dejando exhausto hasta el más voluntarioso de sus palmeros.
    
Sin duda, la semana que ha comenzado se está convirtiendo en una de las peores de su vida para el “probre” Juan Ignacio. Si su periódico de cabecera, el ABC, anunciaba el domingo 11 que el ínclito se volvía a poner la cazadora en una especie de pax zoídica por los distritos, los abucheos sufridos en la mañana del lunes 12 en San Jerónimo, le debió sentar como cien mil patadas en la boca del estómago. Sus tournée electorales de otrora se pueden convertir en un suplicio.
    
Pero lo peor estaba por llegar, con la decisión de la Caixa de llevar su 8º CaixaFórum, previsto para las Atarazanas con un proyecto de lujo, el del arquitecto Vázquez Consuegra, hasta el otro lado del río, la Torre Pelli. Si los muñidores intelectuales de “enterremos a Monteseirín” habían pensado que dando largas al proyecto, activado en 2009 durante el mandato de la anterior corporación, iban a impedir seguir dando lustre al anterior alcalde, se han quedado con un palmo de narices, porque finalmente ha migrado ¡a la Torre Pelli!, la segunda bestia parda de la sevillanía tras las Setas de la Encarnación, impulsada por el mismo Monteseirín que había iniciado el proyecto del CaixaFórum.
    
Sin duda, el impacto emocional le ha llevado a aturullarse hasta pronunciar las más absurdas de las declaraciones, por lo que hemos podido leer en prensa. Así, DIARIO DE SEVILLA recoge que el alcalde ha manifestado que “La Caixa me ha garantizado que va a apostar por Sevilla sin riesgos. O el CaixaFórum se hace aquí en Sevilla o no se hace en ningún sitio” afirmación que podría mostrar firmeza pero sólo muestra idiotez, sobre todo teniendo en cuenta que el de nuestra ciudad sería el octavo CaixaFórum y nada permite aventurar que no haya un nono, un décimo o un quincuagésimo CaixaFórum, aquende o allende los mares.
     
Así que en su atolondrado discurso se podría deducir que lo que decía el presidente del Partido Popular de Andalucía es que Málaga se iba a quedar con un palmo de narices si pensaba orillar “nuestro” CaixaFórum para la ciudad del Guadalmedina. ¡Qué brillantez para el líder de todos los votantes del PP, incluido los malagueños!
       
Otro de los argumentos, “El proyecto original en las Atarazanas ponía en riesgo la declaración de Patrimonio de la Humanidad de Catedral, Alcázar y Archivo de Indias” ralla en lo esperpéntico y muestra la descoordinación mental de nuestra máxima figura municipal. Si la Torre Pelli ponía en riesgo, a entender de algunos, la consideración de Patrimonio de la Humanidad por afectar visualmente, y desde la lejanía, la Giralda, ya que no se incluía en el espacio físico declarado, argumento que la propia UNESCO obvió por estúpido ¿por qué puñetas iba a afectar a tal declaración la obra en las Atarazanas que se encuentran igualmente fuera del perímetro declarado Patrimonio y no era más alto que los edificios de su entorno?
   
A estas alturas seguimos sin tener claro si nuestro insigne alcalde es un osado, un temerario, un irresponsable o un idiota. En todo caso, sólo como hipótesis, consideremos benevolentemente que sufre un ataque transitorio de “zoidotización”. Y es que las marchas triunfales del Corpus son “mu” peligrosas. Y si no, que se lo recuerden a Cristo.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Madrid Arena: Educación y Responsabilidad

Habiendo pasado apenas 32 horas de la tragedia en el Madrid Arena, es difícil entrar a culpabilizar a los y las responsables de la misma, más allá de que por lo publicado en prensa y emitido en televisión, parece razonable sospechar que la empresa organizadora del evento no puso el suficiente celo en la organización.
      
Tendrán que pasar meses, puede que años, para llegar a conocer la verdad judicial del caso. Y puede ocurrir, como ocurrió con la catástrofe del vuelo JK 5022 de Spanair, en la que fallecieron más de un centenar y medio de personas, que la sentencia provoque un sabor ceniciento en la boca de las víctimas y sus familias.
   
Pero sí creo que es el momento de señalar de nuevo un aspecto para mí crucial en este tipo de tragedias, sin restar ni un ápice la responsabilidad directa de los que por avaricia o irresponsabilidad anteponen intereses espurios a la salud o la seguridad de clientes, usuarios o ciudadanos: la propia responsabilidad de los participantes y víctimas.
   
El primer mandamiento de cualquier persona es velar por su integridad e intereses. El mejor cuidador de cada uno es uno mismo. Esto debería ser un mantra continuo en el seno de las familias a la hora de educar a los niños y niñas. Reconozco que en mi infancia y adolescencia, incluso en mi juventud y adultez, siempre he criticado la pesadez de mis padres cuando nos aleccionaban contra todo tipo de peligros: desde andar por el bordillo, hasta cruzar una calle cuando el sol deslumbraba al conductor, pasando por cuando nadábamos en la playa, manejábamos el cuchillo o lloviendo pisábamos por la calle una arqueta metálica.
   
Pero observo que muchas personas de todas las edades, no han sido educadas, ni educan a sus hijos, en tan sencillas precauciones. Por eso mismo, por esas constantes y persistentes admoniciones de mis padres durante años, me he librado de algunas situaciones peligrosas y me he podido proteger de otras que sin serlo en el momento, sí podría resultar funestas con un poco de mala suerte.
    
Un ejemplo que es posible encontrar en este mismo blog fue nuestra experiencia origen del post Lord Quintero y el bufón Jodorowsky. Escándalo en el Teatro. Resumiendo, el 18 de marzo de 2011 asistíamos a una obra de teatro en el Teatro Quintero de la ciudad de Sevilla, titulada Padres, Madres, Hijos, Hijas de Cristóbal Jodorowsky, cuando observamos que en la sala seguían entrando espectadores tras haber rebasado el aforo de la sala, llenándose los pasillos de personas sentadas en sillas plegables e incluso en los escalones.
    
Algunos espectadores, muy pocos, mostramos en público nuestro enfado y salimos de la sala, al entender que la dirección del teatro ponía en riesgo nuestra integridad física al no cumplirse las normas de seguridad. Pero si sorprendentemente la mayoría de los espectadores permanecieron en la sala sin mostrar preocupación por su seguridad, más me sorprendió cuando en respuesta al post antes citado, algunos internautas despreciaron nuestras más elementales preocupaciones.
      
Así uno afirmó: Yo estuve en el teatro y no considero que mi vida haya estado en peligro en ningún momento. Otro dejó escrito: Cristobal [Jodorowky],apurado, nos dijo que se sentaran en las escaleras. Y eso fue todo. Incluso una internauta identificada como Maribel, al transcribir la petición de Cristóbal Jorodowsky (así que os pediría por favor que a pesar de que cada uno tiene el derecho de su butaca, podamos flexibilizar ésta situación para que todo llegue a buen puerto.) remataba: Todo el público sonrie, lo entiende y ayuda a los que no tienen asiento a disfrutar de la obra junto a él.
    
Para todos estos internautas que tuvieron la amabilidad de compartir en mi blog sus opiniones, e imagino que para casi todos los que se quedaron en la sala, nuestra actitud tenía mucho de infantil o de prepotencia, cuando se trataba simplemente de la más de las elementales medidas para protegernos del desastre.
     
Este es un pequeño ejemplo de porqué muchas personas, y no especialmente adolescente o jóvenes, no advierten el peligro en muchos momentos de sus vidas, generalmente durante las grandes aglomeraciones, y ponen en riesgo su integridad a pesar de ser obvio que las mismas suponen un riesgo demasiado grande para sus vidas.
    
Soy consciente que en la mayoría de las veces no pasa nada, como nada ocurrió en el Teatro Quintero la noche de Padres, Madres, Hijos, Hijas. Pero de vez en cuando sí ocurren las tragedias, y medidas de autoprotección como no entrar donde se ve que se supera el aforo, puede ser fundamental para seguir estando vivos.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Juicio a la abstención

Uno de los imprevistos debates surgidos en los prolegómenos de las elecciones municipales de 2012 fue cuando, de forma viral, se promovió la abstención como posicionamiento político activo. Se trató de la primera vez que el debate sobrepasaba los siempre estrechos límites del anarquismo y se convertía en una opción más para una parte importante del cuerpo electoral de izquierda de nuestro país.
        
Cierto es que visto los resultados tan nefasto que la opción abstencionista provocó en los resultados del 22-M, en los siguientes procesos electorales desapareció de las redes sociales como una opción más. Pero no es menos cierto que aquella campaña proabstencionista incentivó una deriva propia de las democracias capitalistas de los últimos años: un creciente abstencionismo crónico o estructural.
    
Aún podemos escuchar de labios de algunos de sus apologéticos, que la abstención sirve como llamada de atención a la dirigencia política sobre la frustración de amplias capas sociales, y su desapego al actual sistema democrático, que se plasmó en el consenso constitucional de 1978. Además, creo que ese abstencionista “activo” lo percibe como la fórmula de inhibirse del propio sistema y sus defectos.
   
Pero ambos extremos son, a mi parecer, incorrectos.
   
Las llamadas democracias liberales avanzadas, encabezadas por los Estados Unidos de América y el Reino Unido, las tasas de abstencionismo son altísimas, en ocasiones el doble que en nuestro país. Y ello no lleva en absoluto a las élites políticas a cuestionarse el propio sistema. Al contrario, es esa bajísima participación la que asegura una cómoda certeza y estabilidad de los procesos electorales. En España, el problema principal de dicha argumentación es que con un sistema universal de votación, donde para votar basta con el empadronamiento sin necesidad de inscribirse en censos específicos de votos; con una amplia capacidad para concurrir a unas elecciones, bien como partidos, bien como agrupaciones de electores; y con un sistema muy riguroso en el secreto del voto y la transparencia del escrutinio, que bien sabemos los que participamos como interventores o apoderados en los mismos, todos los votantes disponen de una amplia lista de opciones electorales, cosa que no ocurría, por ejemplo, durante la Restauración, donde la limitación de la oferta electoral, los pucherazos y los sistemas caciquiles, impedían de hecho el pronunciamiento libre del cuerpo electoral.
     
Sobre la posición moral del abstencionista de no ser cómplice de un sistema injusto, debo recordar las palabras del sevillano profesor López Yáñez, quien en su obra La Ecología Social de la Organización afirmaba: El papel relevante que le damos a las expectativas nos lleva a que ninguno de los participantes en un sistema social puede eludir su responsabilidad –en un sentido profundo- en la determinación del proceso de comunicación, incluso si permanece en un rincón, apartado de todos los demás.
   
Es decir, que la corresponsabilidad, en la medida que corresponda, no se libera por el simple hecho de quedarse en casa, puesto que en cualquier sistema social, y el sistema democrático lo es en el entorno de la sociedad, la inacción y el silencio también lo estructura.
   
Por todo ello, debemos aceptar el carácter político del abstencionismo, en línea con la doctrina anarquista, pero de tan débil carácter que más funciona como fortalecedor del sistema político que como agente activo de cambio.

martes, 30 de octubre de 2012

Los felices años 20, versión española

En mis textos de EGB, al hablar de la crisis del 29, nos recordaban el estado de euforia de la sociedad norteamericana en los locos años veinte, aquella década en la que los norteamericanos no pensaba utilizar paraguas porque iban a vivir bajo un perpetuo y reluciente sol. Muchas veces, durante los primeros años del siglo XXI, recordaba, y compartía con amigos, aquella efervescencia social y la comparaba con la que observaba a mí alrededor.
      
Era la época en la que buscaba un piso para comprar y leía como por uno de 100 metros cuadrados en el palacio rehabilitado de calle Águilas, en Sevilla, pedían un millón de euros, u otro en el edificio rehabilitado de “7 puertas” de calle Puente y Pellón, subía a la friolera de 600.000 euros, por menos de 100 metros cuadrados. También era la época en la que observaba como a mí alrededor se rehipotecaban las viviendas para cambiar coches, financiar viajes, etc.
   
Cuando veía sobreendeudarse a muchas personas de mí alrededor, pensaba entonces, y me reafirmo ahora, que si se hacía para adquirir bienes y servicios útiles, podía darse por bien empleado. Es decir, si se endeudaba para dar formación a los hijos, o adquirir nuevas experiencias en el extranjero o comprar bienes tecnológicos, por ejemplo, realmente era una inversión y no un gasto, sin dejar de ser conscientes que los excesos de hoy hay que pagarlo mañana. En cambio, endeudarse para ir a la feria por todo lo grande, celebrar la primera comunión de la niña como si fuese una boda, o competir con el cuñado para ver quien adquiría el vehículo más grande y lujoso, era una solemne imbecilidad.
   
A pesar de lo que en este momento podemos pensar, durante estos diez años España se ha dotado de un altísimo nivel de infraestructura, centros de investigación de primer orden, introducido plenamente las nuevas tecnologías, se ha abierto al mundo, pero sobre todo la sociedad española se ha resintonizado con Europa (viajes particulares, becas Erasmus, intercambios, uso intensivo de las nuevas tecnologías, etc.) de un modo impensable hace cuarenta años. Todo eso forma un capital intangible que movilizado puede hacer impulsar de nuevo a nuestras sociedades.
   
Soy consciente que el impacto emocional de la crisis actual impide ver la salida al túnel. Pero de igual manera que tras el abismo de la crisis del 29, Estados Unidos salió fortalecido (aunque fuese mediante una guerra mundial), si sabemos aprovechar todo ese caudal de experiencia, formación, infraestructura y cultura, podemos no sólo salir de la actual crisis sino además salir fortalecidos.

lunes, 29 de octubre de 2012

Palabra de troll

Hace un año aproximadamente, hasta enero del presente, sufrí una infección vírica de esas que en Internet llaman troll que nuestra insustituible Wikipedia denomina como una persona que publica mensajes provocativos, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como un foro de discusión, sala de chat o blog, con la principal intención de provocar o molestar, con fines diversos y de divertimento, a los usuarios y lectores en una respuesta emocional o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí.
      
Este blog, que tienes la amabilidad de leer, estaba abierto a toda participación, pero tras la infección trollera debí cambiar de metodología y supervisar la publicación de los mismos. Ello sin duda provocó que los agentes patógenos abandonaran dicha costumbre, despreciándome con su indiferencia.
  
Pero este fin de semana, releyendo los mismos, he pensado que puede ser instructivo, entretenido e incluso divertido, publicar algunos de los que impedí en su momento. No lo haré con aquellos que afectan a terceros imputándolo de faltas y/o delitos, y me limitaré a los que me ponían a bajar de un burro, con la intención de afectarme emocionalmente, cosa que evidentemente quedaba muy lejos de dichos trolleros.
  
Un tal Anónimo me envió uno en relación al post Dos hombres que orinan hablando de golf y se marchan sin lavarse las manos, uno de los de mayor éxito por otra parte, que decía:

Eso de la ejemplaridad pública es para descojonarse. Estos bufones de palacio son extremadamente graciosos,pero entre ellos se llevan a matar porque son arribistas que quieren "blindar" sus empresas,colocar mediante "dedazo" a familiares, es decir estan ahí por cuotas de poder y no para servir al ciudadano, al trabajador, al desempleado. Situación: que hubiera pasado si los señores que orinan en urinarios contiguos saben que eres homosexual -quiero decir, que te gustan las churras-. Respuesta: no las sacan. Así de sencillo; ya que eres defensor acérrimo de la ideología de género, podrías proponer la creación de aseos específicos para la diversidad de colectivo que defiendes. Podrías empezar con tu colega Cerolo experimentando el exquisito barrio de Chueca. Hipersurrealista, esto no se ha visto ni en las alucinaciones oníricas de Fellini
 
Claro que lejos de sentirme insultado, halagó mi vanidad al compararme con Fellini. Honor que no me concedió un tal Marco Tullio Giordana que me remitió el siguiente comentario a mi post De Capitán Trueno a Fascista Basura:
  
Al Sr Pablo Morterero; todos sus discursos, speech y soliloquios autocomplacientes parecen tener un denominador común la prepotencia de un ser abyecto que parece querer escapar del estigma que posiblemente le generó la psiquiatría en otro tiempo (Aquilino Polaino y otros insignes expertos, siguen manteniendo idéntico posicionamiento al respecto) y hace un proselitismo feroz sobre asuntos tan delicados para la convivencia entre los españoles como la memoria histórica. Mire, don Pablo Morterero,existe una gran mayoría de españoles que depositamos nuestra confianza en el primer gobierno de Zapatero y hemos comprobado que los hitos o "conquistas" en las pasadas legislaturas han sido un verdadero fiasco caracterizadas por lo superfluo,lo banal y lo rayano en la frivolidad. Si presume tener conocimientos avanzados en historia de España debería saber que hubo un pacto tácito de todos los que intervinieron en la Transición (Carrillo y González, entre otros) de no tocar la Historia inmediata
 
Ese mismo post provocó un comentario de un tal Alfonso que me escribía:
  
Actualmente, proliferan por estos lares "autodidactas" que hablan como psicólogos porque han leído "psicopatología de la vida cotidiana" de Freud en edición de bolsillo sin entender nada,por cierto; que emulan a algún periodista de prestigio porque la falta de pureza y originalidad les lleva a un desenfrenado don del préstamo-, que ejercen o se autodenominan historiadores, pero yo diría que son escribas, porque “beben” de las hemerotecas…, ¿qué hay en las hemerotecas? Periódicos. Yo no os enviaría a cavar fosas, más bien os entregaría un pico y una pala y os pondría a cavar zanjas en época de canícula.
   
Aunque no se si es mejor, la amenaza de cavar zanjas, o el sentido de humor de un tal ZP Responde, que al post ZP, te lo ruego. Carta abierta al compañero José Luis Rodríguez Zapatero me escribía:
  
Felices Fiestas republicanas, coleg@ Mortadel@!!! Ya está aqui la derechona, ya llegaron los rancios que se cargaron a mi abuelito: el capitán Lozano. Cuando leo en tu blog la historia de tus antepasados republicanos me hierve la sangre, con lo buena gente que tenía que ser tu abuelo... Cambiando de tema, la partysocial sigue en pie. Pepiño y yo pretendemos que sea el próximo 6 de enero. Por cierto; a la Chacón no la invito porque es una traidora sin talante de ceja. He hablao con mi Sonsoles y mis hijas (una de ellas va de Alice Cooper y la otra Gene Simmons) y hemos pensao conjuntamente y con consenso que, como te va el rollito argentino de el Luppi y la Roth, te podías disfrazar de "Dante" de la peli Martín (Hache). En ese papel hubieras estao mejor que Eusebio Poncela o, mejor aún,de "La Manuela" el travesti gay de Un lugar sin límites. En cualquier, caso tu eliges que pa eso yo he potenciao esta democracia.
   
En fin, o peña muy aburrida o muy trastornada. Y para ese diagnóstico no hace falta DSM mediante.

domingo, 28 de octubre de 2012

Las deshoras de Juan Ignacio Zoido

¡Qué le vamos a hacer! A Juan Ignacio Zoido, la alcaldía de Sevilla le ha venido grande. Tan grande como su frustración, ya que el muchacho ha puesto tanto empeño en la tarea que ahora debe ser terrible que todo el mundo vea sus vergüenzas al aire.
        
Y no porque yo lo diga (ni porque yo lo valga), sino porque voces más autorizadas que la mía empiezan a poner por escrito lo que vengo sosteniendo en los últimos meses: que en menos de un año y medio Zoido ya demostrado que será un pésimo alcalde de Sevilla.
      
Comprendo que los veinte concejales y los aplausos del Corpus le llevara a sentirse flotar a la altura del giraldillo, con toda Sevilla a sus pies. Pero en ese momento debería haber recordado la anécdota, posiblemente falsa pero reiterada desde hace más de cien años, de Alfonso XII a su entrada en Madrid como nuevo rey. Ante el entusiasmo de las masas, el jovencísimo Alfonso exclamó ¡como me aplauden! Dicen que un muchacho que había cerca le respondió: ¡Pues esto no es nada, majestad! ¡Debía habernos escuchado cuando echamos a la puta de su madre! Se trata, sin duda, de esos atávicos sentimientos patrios que aún no hemos podido desterrar, y que nuestras élites sevillanas tienen por esencia: derribar tan rápido como encumbramos.
  
El sueño hispalense de Zoido, (que sin duda se soñó un Trajano, un Adriano), era sintonizar Sevilla con la historia, y de ahí su símil relojero: haré que Sevilla funcione como un reloj suizo.
   
Y lo que son las cosas, habría sido mucho más realista si hubiera exclamado como aquel cabildo catedralicio: ¡Ganemos unas elecciones de tal manera, que las generaciones venideras tomen a los sevillanos por locos!
    
Porque hasta observadores tan sobrios como Carlos Marmol, subdirector de Diario de Sevilla, no cejan de escandalizarse de la incapacidad de Zoido para la alcaldía. ¡Anda que no se habrá quedado a gusto Marmol, cuando ha publicado hoy en su columna La Noria: al gobierno del PP le ocurre lo mismo. Ni es infalible, ni perfecto, ni intocable. Más bien parece un perfecto desastre!

sábado, 27 de octubre de 2012

Fulbright: Quien no te conozca, que te compre

Para la mayoría de españoles, el término Fulbright no le sonará a nada. Para unos cuantos, Fulbright es señal de expediente brillante y profesional prestigioso. Lo que la mayoría ignora es que sus vidas están regidas por un sanedrín de exbecarios Fulbright.
       
Según wikipedia, el Programa Fulbright («Fulbright Program») es un programa de ayudas educacionales —Asociaciones Fulbright («Fulbright Fellowships») y Becas Fulbright («Fulbright Scholarships»— patrocinado por la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales («Bureau of Educational and Cultural Affairs») del Departamento de Estado de los Estados Unidos, los gobiernos de otros países y el sector privado.
   
El Programa nació al finalizar la Segunda Guerra Mundial, por iniciativa del entonces Senador de Arkansas J. William Fulbright, con la esperanza de que al fomentar el intercambio entre estadounidenses y ciudadanos de otras naciones, se eliminarían las bases de futuros conflictos al fomentar la tolerancia y el entendimiento mutuos.
  
Se considera uno de los programas más prestigiosos del mundo y funciona en 144 países. Más alumnos de Fulbright han ganado el Premio Nobel (incluyendo dos Nobel en el año 2002) que el de cualquier otro programa académico. El Programa Fulbright proporciona fondos para estudiantes, eruditos y profesionales para emprender estudio de graduación, investigación avanzada, enseñanza en la universidad y enseñanza en escuelas elementales y secundarias al exterior. El alcance inicial de este programa se centró en Europa, pero hoy el programa funciona en todo el mundo.
   
Para conocer la historia del programa Fulbright y España, podemos confiar en William Chislett, periodista y escritor, corresponsal de The Times, de Londres, en España y posteriormente en Mexico, autor de 20 libros y colaborador habitual del Real Instituto Elcano, uno de los thin tank conservadores más importante de España junto a la aznarista FAES.
   
Pues bien, Chislett, en un artículo titulado “Fulbright: 50 años en España”, escribía que <<Según un informe interno de EE UU, elaborado en 1956, el propósito del Programa era “hacer que los españoles confiaran en la capacidad de Estados Unidos para liderar y defender al mundo de la amenaza comunista, a través de un mayor conocimiento de su historia, cultura, economía y técnicas científicas.”>>
  
El excorresponsal de The Times añadía: “Durante estos 50 años se ha creado una enorme red informal de contactos que ha sido y sigue siendo muy útil para los dos países. Como era de esperar, un número significativo de becarios Fulbright españoles han alcanzado posiciones de liderazgo, tanto en el sector público como en el privado.”
  
¿Quiénes han sido beneficiados por estas becas Fulbright que en palabras de William Chislett ha funcionado para “confiaran en la capacidad de Estados Unidos para liderar y defender al mundo”?
  
Son mucho nombres, más de 2.500 en más de 50 años, pero según este autor, “probablemente, el más distinguido de estos becarios sea Javier Solana, un profesor de Física del estado sólido, quien, en su época universitaria, era muy crítico con la OTAN y años más tarde se convirtió en su Secretario General y luego Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea”.
  
Pero la lista, nunca pública, es mucho más amplia y sorprendente, ya que incluye a lo más granado de la inteligencia de nuestro Partido, como el compañero Josep Borrel, exministro y excandidato socialista a la presidencia del gobierno, el compañero Miguel Sebastián, exministro con el compañero José Luis Rodríguez Zapatero, el compañero Pascual Maragall, exalcalde de Barcelona, o la ministra favorita del cibermundo, Ángeles González-Sinde. Por el bando de la derecha encontramos a Pilar del Castillo, exministra de Aznar. En el mundo de la economía son exbecarios Fulbrigh el director de REPSOL-YPF Luis Alberto Mañas. Y en el mundo de la cultura encontramos el escritor Miguel Delibes, y al director de cine Daniel Sánchez Arévalo, y el historiador Santos Juliá.
   
Naturalmente, disfrutar de una beca Fulbright no significa que automáticamente el beneficiario se convierta en un agente infiltrado norteamericano. Pero sí es cierto que tras regresar de los Estados Unidos, cualquier becario se habrá empapado de un discurso neoliberal que trasladará, incluso inconscientemente, a todos sus análisis y propuestas.

Por eso, si mañana tenemos que elegir a un compañero o compañera, pidámosle su Curriculum Vitae. Y si ha sido becario Fulbright, deberíamos decirle aquello de quien no te conozca, que te compre.

jueves, 25 de octubre de 2012

Socialistas: yo tengo la solución

Estimado lector, el título de este post sólo tiene el objetivo de llamar tu atención y llevarte a leerlo, porque aunque tengo una “solución” a los problemas del PSOE, sería pedante por mi parte tener la certeza de que se trata de la “solución”. Pero sí quiero compartirla e incluso debatirla contigo.
     
En una conversación con un amigo vía facebook, entorno al artículo de opinión de Isaac Rosas en eldiario.es, “El PSOE como puntal de una casa en ruinas”, escribía lo siguiente: “En mi opinión, en el congreso federal celebrado en Sevilla había dos opciones: apretar filas y aguantar (Rubalcaba) o dar el salto y arriesgar (Chacón) pero ambas opciones (yo apostaba por la segunda) adolecían del mismo hándicap: seguían sin reconocer no los últimos errores de ZP, sino algunos muy anteriores, como señala Isaac Rosa. El problema” seguía diciendo “es que al aceptar la lógica neoliberal (o el contrato social neoliberal, como dije en mi penúltimo post) el socialismo del PSOE se condenaba a terminar en esta situación, era cuestión de tiempo. Hay que rebobinar, regresar al "pecado original" y establecer una hoja de ruta, posiblemente no rupturista, pero sí públicamente enfocada a superar el neoliberalismo y establecer un "nuevo contrato social" de orientación socialista.”
  
Y vuelvo a insistir en lo escrito en mi post de este mismo blog titulado “¿Qué quiere ser el PSOE de mayor?”: la solución pasa, primero, por reconocer de nuestros labios (del Comité Federal, por ejemplo) un relato coherente de lo sucedido, sin dejar de reconocer todos los errores desde 1975 (que en mi opinión pasa por asumir que nunca debimos aceptar la lógica neoliberal); en segundo lugar, la renuncia de la dirigencia más significativa del Partido para seguir asumiendo responsabilidades (incluidos casi todos los miembros del Comité Federal); y en tercer lugar, plantear a la sociedad un nuevo “contrato social” basado en postulados socialistas aunque realista y gradualista, en línea por lo defendido por Pablo Iglesias y Julián Besteiro en el pasado.
  
Se trata de una amarga medicina, emocionalmente insoportable para muchos y muchas compañeras, sin duda. Significa poner en cuarentena, aunque sea temporalmente, a muchos de las y los compañeros que han dirigido nuestro Partido en los últimos treinta años. Pero como yo sí considero que son buenos socialistas, estoy seguro que terminarán comprendiendo la necesidad de éste último sacrificio en pos del socialismo y de nuestro venerable y centenario Partido.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Marxismo de Ida y Vuelta

Curiosamente, a la vez que la izquierda abandonaba el marxismo como dialéctica y como praxis política, el neoliberalismo fue asumiéndolo en sus dos vertientes, aceptando por una parte que la historia humana se basa en un enfrentamiento entre clases sociales, y por otra que la batalla actual también se libra entre clases sociales.
     
Así de sencillo lo manifestaba Warren Buffett en sus memorias: “Claro que hay una lucha de clases, pero es mi clase, la clase de los ricos, la que está librando esta guerra. Y la estamos ganando”. Hay que recordar que Buffett es la tercera fortuna del mundo, y dueño de Berkshire Hathaway, la octava más grande del planeta, propietaria del 12,6% de American Express, el 8,6% de Coca Cola o el 12,5% de la temida Moody's, entre muchas otras empresas.
   
Por ello no es extraño el empeño del neoliberalismo de erradicar de las universidades cualquier elemento que sugiriera la virtud de la teoría marxista. Tal y como nos comentaba el catedrático José Luis Osuna, experto en evaluación de políticas públicas, una de las medidas fue la eliminación de la planificación económica de las facultades de economía.
   
Pero sí es paradójico el empeño de la izquierda europea en arrinconar no ya el programa de máximos de la doctrina marxista, sino incluso su dialéctica, su teoría para interpretar la historia.
  
Besteiro ya nos advertía que “Generalmente, cuando se combate al marxismo se le combate como si fuese un sistema perfecto de verdades eternas, una especie de religión, un sistema dogmático o una concepción moral. Se dice muchas veces: el Socialismo es la religión nueva. ¡La religión nueva! ¡Qué va a ser!, si el espíritu del Socialismo, lejos de ser un sistema de verdades dogmáticas, no es ni siquiera un sistema; el Socialismo es un método, es un modo de acción, es un camino para investigar la verdad en los problemas históricos y sociales y un camino a seguir sólida y reciamente para operar una verdadera transformación social; pero como método, el Socialismo está compuesto de leyes, está compuesto de la enumeración de los hechos, está compuesto de teorías. Las teorías del marxismo, como todas las teorías científicas, no necesitan ser absolutamente verdades, ni pueden desecharse porque se aduzca una instancia contraria. A las leyes y a las teorías científicas les basta con ser relativamente verdaderas. Y precisamente, cuando al aplicarlas se ven los defectos de detalle que puedan tener, entonces es el momento preciso para corregirlas y laborar por su cada vez mayor perfeccionamiento.”
  
Resultaría irónico, sino fuera por la tragedia que supone, que sea el enemigo objetivo de Carlos Marx, el capitalismo, el que mayor rendimiento le esté sacando a sus trabajos teóricos. Pero nunca es tarde para reconocer el error y recuperar al viejo Marx. Aunque sea por imitar a Buffett y su gente.

domingo, 21 de octubre de 2012

El fracaso del “contrato social” neoliberal.

La praxis neoliberal, que aceptó el PSOE desde los años ochenta, propugnaba un nuevo contrato social. Por una parte, Estado y sociedad debían limitar el endeudamiento público, eliminar el incremento salarial por encima de la inflación para mantener la competitividad, y crear marcos regulatorios laxos y órganos de control independientes del poder político estatal. A cambio, los mercados asegurarían lo que se llamaba el “círculo virtuoso”: baja inflación, alto crecimiento económico, creación de empleo. Lo que todo ello nos llevaría al bienestar generalizado para nuestras sociedades.
    
En España, el Estado, gobernado por el PSOE, y su sociedad, mediatizada por sus organizaciones sociales y sindicales, cumplió su parte del contrato. A lo largo de dos décadas, el Estado redujo su deuda pública a los niveles más bajos de la Unión Europea, los salarios apenas ganaron unas décimas de capacidad de compra, y se relajó el marco regulatorio a la vez que entidades como el Banco de España, alcanzaron un nivel de independencia del poder estatal suficiente para las teorías liberales.
 
En cambio, los mercados y sus representantes políticos, el PP, incumplieron manifiestamente su parte del contrato. Ni los entes regulatorios independientes del poder estatal, como el Banco de España, cumplieron el mandato de “controlar” a las fuerzas del mercado incluido el Estado, ni los mercados asignaron racionalmente los recursos, inflando la burbuja inmobiliaria, ni los gobierno pro-neoliberales en las Comunidades Autónomas redujeron su deuda, bien al contrario la aumentaron exponencialmente, al punto de ser en la actualidad las administraciones públicas gobernadas por los socialistas de 1996 a 2011 las que mantienen las tasas de endeudamiento más bajas (como Andalucía y Sevilla) y las gobernadas por el PP las más altas (Valencia, Comunidad de Madrid, ciudad de Madrid, etc.), además de utilizar sus cajas de ahorros para inflar la burbuja inmobiliaria (no en balde las cajas peor gestionadas han resultado las dependiente de Comunidades gobernadas desde los 90 por el PP y las de la Iglesia Católica).
  
El contrato social pergeñado por el neoliberalismo se ha traducido en un fraude total. Aunque ahora intentar culpabilizar a quien lo cumplió, como el Estado. Porque en la teoría neoliberal, la burbuja inmobiliaria debía haber sido controlada por los entes regulatorios independientes (en España, el banco central) y los mercados, que se suponen asignan de forma eficiente los recursos. Pero se argumenta ahora que debería ser el Estado (fiel cumplidor de su parte del pacto) el que debía haber controlado a los mercados y al Banco de España, para lo cual carecía de competencia debido a su independencia promovida por el propio neoliberalismo, y limitado un Estado de Bienestar que dictaminan insostenible.
  
El fracaso del comunismo soviético fue su incapacidad para cumplir su “contrato social” de ofrecer niveles de bienestar (empleo, salud, educación, servicios sociales, etc.) suficiente a las poblaciones de los territorios en los que operaba, cosa que sí hacía el capitalismo democrático con el “contrato social” del estado del bienestar, allí donde gobernaba.
  
Veinte años después, desde las filas del neoliberalismo nos afirman que el estado del bienestar del capitalismo democrático es inviable por insostenible, lo que al igual que el comunismo soviético determina su fracaso. Es decir, ni el comunismo soviético ni el capitalismo democrático es capaz de ofrecer niveles de bienestar suficiente a sus poblaciones. Pero al contrario que en el caso del comunismo soviético, el neoliberalismo nos prescribe resignación.
  
No. Ante dos modelos fracasados hay que propugnar un modelo alternativo de contrato social que pueda asegurar dichos niveles suficientes de bienestar a sus poblaciones.
  
Y por ello, podría haber llegado la hora del socialismo democrático autogestionario.

sábado, 8 de septiembre de 2012

El partido de los 12 millones de votos

La mayor “virtud” de la derecha sociológica, mediática, económica y religiosa de España durante estos treinta años de democracia, ha sido la de consolidar un solo actor político de la derecha, integrando todas sus “sensibilidades”, y son muchas, bajo la “marca” PP, que, además, juega como agente comercial de los mercados contra los intereses de gran parte su propio electorado.

Esto es algo inédito en la historia de España, cuyo antecedente hay que buscarlo en la CEDA, la Confederación Española de Derechas Autónomas, creadas en los años treinta para intentar parar a los partidos republicados y de izquierdas. Y lo consiguieron al vencer en las elecciones de 1933. Como reacción a la reacción, las izquierdas se presentaron en 1936 bajo el paraguas del “Frente Popular”, que ganó aquel año.

Al contrario de la CEDA, el PP no es una experiencia, sino un proyecto consolidado, y por ello no podemos confiar en que las fisuras, que las hay, terminen agrietando el proyecto nacido con Aznar. Hay que, en mi opinión, agudizar las contradicciones internas, pero, sobre todo, presentando un frente unido por la izquierda.

El actual marco electoral sirvió en 1977 para consolidar la democracia, pero hoy puede suponer un instrumento para su eliminación. Las derechas se benefician de su candidatura única, frente a la dispersión electoral de la izquierda. Por ello hay que reeditar un “Frente Popular”, pero esta vez con la base de cambiar las leyes electorales.

Está comprobado que la izquierda siempre será más crítica y plural que la derecha, y que difícilmente podrá cobijarse bajo un solo proyecto programático como le ocurre a la derecha con el PP. Por ello un proyecto electoral de todas las izquierdas sólo es posible con un objetivo concreto, y ello pasa por conseguir que el PP no pueda beneficiarse de un sistema electoral injusto.

Por ello se hace necesario el “partido de los 12 millones de votos”, una gran coalición de las izquierdas que se fije el objetivo de conseguir la mayoría absoluta de las Cortes Generales y cambiar así el marco electoral hacia uno que aproxime al máximo el valor del voto de todos los electores, con listas abiertas.

Una vez en el poder y tras aprobarse la modificación electoral, deberían disolverse las cámaras y ya con el nuevo escenario electoral conformar las mayorías y minorías necesarias.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

“Herencia” a título de inventario

Artículo publicado en la web socialistasdesanjeronimo.blogspot.com

Ahora que la derecha social, mediática y política sevillana anda justificando la incapacidad de gestión de Juan Ignacio Zoido con alusiones a la “herencia” recibida, es el momento de hacer inventario de la misma, no tanto para estudiar la posibilidad de aceptar o no la misma, sino para comprender si dicha justificación tiene base o no.
 
Una de las fortalezas de la gestión del compañero Alfredo Sánchez Monteseirín fue que todas las actuaciones se hicieron conforme a un proyecto de ciudad que se reflejó en el último Plan de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla. Como nos informó el compañero Emilio Carrillo hace unos años en un seminario sobre urbanismo celebrado en la Agrupación de San Jerónimo, se apostó por una ciudad que no creciera más allá de los setecientos mil habitantes, para potenciar los aspectos más habitables de la misma. En este sentido, de cada cuatro metros cuadrado nuevos contemplados en el actual PGOU, dos iban a zona verde, uno a zona industrial y el metro cuadrado restante a suelo residencial. Ello suponía trabajar para una ciudad a escala humana, lejos del “gigantismo” del urbanismo de derechas, “centrado” exclusivamente en maximizar el beneficio de los operadores inmobiliarios.

En esta línea, durante los últimos doce años socialistas se apostó por acciones de integración que evitara la gentrificación (expulsión de los habitantes de una zona deteriorada y sustituidos por las clases medias) de nuestros barrios. En el centro de la ciudad, la zona más golosa para la especulación urbana, el gobierno socialista promovió viviendas de VPO (tanto en nueva obra como en rehabilitación de edificios antiguos), se subvencionaron la rehabilitación de los edificios de renta antigua que mantuvieran a sus vecinos originales, se construyeron viviendas de alquiler para familias de bajos ingresos, se construyeron viviendas para artesanos, etc.
 
En San Jerónimo, un barrio especialmente proclive a sufrir un proceso de gentrificación por su magnífica ubicación (cerca del centro pero en medio de la naturaleza) dicho proceso fue “parado” por una activa política de viviendas de VPO que crearon zonas como San Jerónimo-Alamillo.

También el PGOU apostó por un transporte sostenible e integrador, y por ello se construyeron más de cincuenta kilómetros de carriles bicis, se promovieron transportes de baja contaminación (como el metro y el tranvía), y se crearon nuevas líneas de autobuses urbanos.

De igualmente, la política descentralizadora de equipamientos mantuvo una política inclusiva en el conjunto de la ciudad. Un claro ejemplo lo tenemos en la construcción y promoción de nuevos espacios escénicos. Si tradicionalmente la construcción de los teatros se realizaban en las zonas más céntricas de las ciudades, durante el último gobierno socialista se llevaron a cabo en barrios obreros como Pino Montano (TNT), Cerro del Águila (Teatro Salvador Távora y Sala Flig), etc. Así, San Jerónimo vio levantarse en estos años el nuevo centro cívico, el hotel de entidades, la piscina municipal, el nuevo instituto, etc.

La apuesta de nuevo suelo industrial, organozado en "cluster", es decir en zonas donde se concentren diferentes empresas de un mismo sector, dió lugar a las "ciudades" industriales, como la de la imagen, que se está construyendo en El Higuerón (San Jerónimo), y donde se concentrarán desde los medios públicos de RTVA (Canal Sur TV y Radio), productoras de televisión, etc., junto a nuevo equipamieno comercial (con un cine al aire libre) y nuevas zonas verdes.

Por último, la apuesta por las zonas verdes del PGOU (la mitad del nuevo suelo) se tradujo en San Jerónimo en la restauración de la rivera del Guadalquivir, entre el puente del Alamillo y el parque de San Jerónimo, que ha insertado a nuestros barrios en medio de un vergel.

Esta magnífica política urbanística, de equipamiento, movilidad y zonas verdes, podría contar con el hándicap de la deuda asumida. Pues bien, todo lo hecho en Sevilla se ha traducido en que nuestra ciudad tenga la deuda más baja de las grandes ciudades de España, tanto en global como por habitante, mucho más bajas de ciudades similares como Málaga y Valencia, gobernadas por el PP.

Por todo ello, el machaconeo de la derecha mediática, política y social sevillana de justificar lo injustificable en base a la “herencia” recibida es completamente falso. Juan Ignacio Zoido ha recibido una ciudad moderna y bien equipada, con una baja deuda per cápita, y una hoja de ruta fruto de un amplio debate social.

Durante la presentación de su candidatura a la alcaldía, realizada en la Casa del Pueblo de San Jerónimo en 2011, el compañero Juan Espadas aceptaba que esta legislatura no era la de las grandes obras sino la de las pequeñas soluciones, la eficacia y el rigor.

Por eso, a Zoido no se le exige la programación y ejecución de grandes equipamiento, la crisis lo impide, pero sí que gestione con claridad, equidad y eficiencia. Pero la gestión del alcalde y presidente del PP-A está llena de confusión, de discriminaciones entre barrios, de falta de ideas, sólo centrado en contentar a todos aquellos sectores ciudadanos que le hicieron la campaña electoral en los últimos cuatro años: asociaciones de comerciantes, constructores, hermandades, medios de comunicación, etc.

Por eso, los socialistas, con o sin carnet, nos podemos sentir orgullosos de la “herencia” dejada a la ciudad tras doce años de gestión. Y sabemos que al contrario que Zoido, el compañero Juan Espadas sí sabría gestionar tan magnífica “herencia”.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Manuel Morterero. Un guerrillero alcarreño en la Guerra de Sucesión

Artículo publicado en el número de junio de 2012 de la revista Atienza de los Juglares

Por razones que merecen un estudio pormenorizado, la Guerra de la Independencia española ha mantenido desde el siglo XIX un protagonismo histórico y social que ha desdibujado la importancia, hechos de armas y personajes más relevantes de la Guerra de Sucesión, que asoló con igual dureza muchas de las comarcas y provincias de Castilla.

Si El Empecinado es un personaje muy conocido, casi mítico, gracias sin duda a los Episodios Nacionales de Pérez Galdós, alguien de igual o incluso superior destreza en la guerra de guerrillas como fue José de Vallejo, es ignorado por la historiografía, hasta el punto de no existir en la actualidad monografías sobre su persona.

De esa historia poco conocida, queremos rescatar la figura de Manuel Morterero, un hombre pechero de la Alcarria que decidió alcanzar la gloria de las armas enrolándose como partisano en una de las partidas que José de Vallejo mantuvo en la comarca.

No disponemos de demasiada información sobre los orígenes de Manuel Morterero, pero sí nos consta que era natural de Valdearenas, y que a principios del siglo XVIII residía en Argecilla. Ignoramos su fecha de nacimiento, pero teniendo en cuenta que hasta 1710 estuvo en la milicia y que su hijo Juan Morterero, alcalde de Valdearenas por el estado de nobles(1), tenía 53 años en 1752, podemos colegir que habría nacido a finales de 1670.

A pesar de no residir en Valdearenas, Morterero debía pertenecer a una familia acomodada de la misma, lo que posiblemente le permitió un ventajoso matrimonio con una vecina de la villa de Argecilla, al punto que el Conde de Pliego lo califica como “uno de los primeros caudales della”. Sabemos (por el Memorial dirigido al rey Felipe V, y que sirvió de prueba para la concesión del privilegio de hidalguía(2)) que quince años después de la hambruna de 1693, durante la Guerra de Sucesión, perdió no menos de 2.000 ducados, dos caballos, ganado y cosechas.

En algún momento de 1706, Manuel Morterero se unió a las partidas del coronel de dragones, Don José Vallejo, mientras éste se encontraba acampado en las inmediaciones del Monasterio de Sopetrán, cerca Hita, llevando su propio caballo y armas.

Vallejo, actualmente poco recordado, adquirió durante la Guerra de Sucesión un carácter casi mítico por su osadía, valentía y destreza en la guerra de guerrillas. Natural de Lima (Perú), Caballero de Santiago y Coronel de Dragones, en los pliegos cordel que se publicaban en la época se le describía como un ser invencible: “Visto por los generales / cómo Vallejo es la causa / de carecer de noticias, / luego dan orden que salgan / diversos destacamentos / y prisionero lo traygan; / pero ni le traen ni buelven, / que Vallejo los despacha / con boleta al hospital / para que los pongan cama; / lo que infundió al archiduque / tal temor que luego trata / dar orden a sus soldados / para que el campo mudaran”. Y también como vengador del pueblo castellano: ¿Qué es aquesto, luteranos? / ¿Dónde vais, gallinas, mandrias, / en precipitada fuga, / no siguiendo vuestra marcha / más que Vallejo y su gente, / que de ochocientos no passan, / pues nuestro gruesso de tropas / aun se está en Casa Texada? / Mas creo que se han movido; / cuidado, si os alcançan: / vuestra bárbara osadía / quedará bien castigada”(3).

Incluso historiadores tan reputados como Modesto Lafuente, en su Historia General de España(4) lo describen así: “… cuando la corte de Felipe V se trasladó a Valladolid, dejó el rey á las inmediaciones de la capital á don José Vallejo, coronel de dragones, con un grueso destacamento, encargado de molestar á los enemigos. No podía haberse hecho una eleccion mas acertad para el objeto. Porque era el don José Vallejo el tipo mas acabado de esos intrépidos, hábiles é incansables guerreros, de esos famosos partidarios en que se han señalado en todas épocas y tiempos el génio y el espíritu bélico español. Correspondió el Vallejo á su cometido tan cumplidamente, y ejecutó tales y tantas proezas, que llegó á ser el terror de las tropas aliadas con ser tan numerosas, y á poner muchas veces en aprieto y conflicto el mismo cuartel general el príncipe austriaco. De contado situándose en Madrid y Guadalajara, cortó las comunicaciones entre la córte y los reinos de Aragon y Cataluña, interceptaba los socorros y cogía los despachos, pliegos y cartas del archiduque y la archiduquesa, y al paso que á ellos incomunicaba, él se ponía al corriente de todos sus pensamientos y planes. Destruia las partidas que se enviaban en su persecución, y siempre en continuo movimiento, caminando dia y noche, y tan pronto en la Mancha como en tierra de Cuenca, en las cercanías de Toledo como en las de Madrid, empleando mil estategemas y ardides, haciendo continuas emboscadas y sorpresas, apareciendo á las puertas de la córte ó en los bosques del Pardo cuando se le suponía mas lejos, destrozando destacamentos enemigos, asaltando convoyes de equipages, municion o viveres, alentando los pueblos á la resistencia, acreciendo sus filas con centenares de paisanos resueltos y valerosos que se le unian, y llegando a combatir y derrotar cuerpos de hasta tres mil hombres con el general Stanhope a la cabeza, como sucedió en los llanos de Alcalá. Escribieronse entonces, y se conservan, y las tenemos a la vista, multitud de relaciones de las hazañas de Vallejo”.

Por lo que sabemos, Morterero participó en 1706 en el enfrentamiento de Vallejo con el Barón de Mezer, guiando en los años siguientes a sus partidas por la Alcarria y la Campiña del Henares, cuando interceptó dos correos angloaustriacos. Posteriormente, con autorización de Vallejo, se retiró a Argecilla desde donde realizaba proselitismo a favor del Borbón y recababa información de interés para las partidas del Rey Felipe.

Debió ser, pues, un personaje muy buscado en la comarca de la Alcarria y la Campiña del Henares. En 1710, una partida de trescientos caballos e infantes lo buscaron sin encontrarlo en Argecilla y finalmente fue detenido en Mandayona a finales del mes de noviembre de ese año. Sabemos que fue trasladado a Cifuentes, atado y arrastrado, permaneciendo encarcelado durante 18 días, tiempo en el que fue torturado y finalmente condenado a la horca, por no aceptar los ofrecimientos de pasarse al bando de Archiduque y facilitar la localización de una partida de Vallejo con veinte caballos. Un testigo lo describió así: “es publico y notorio que el día que en esta villa [Mandayona] prendieron los enemigos al presente escrivano, prendieron también a dho Manuel Morterero que no le habían podido hallar en su casa y lo save por que estando preso el testigo en la villa de Masegoso [del Tajuña] llego una partida de dos enemigos de el Reximto de Cordova y llevaban atados con un cordel los brazos atras y después una a otro dho Manuel Morterero y al presente esno y que todos los juntaron y llevaron a la villa de Zifuentes y pusieron en el Cuerpo de Guardia en rigurosa prisión con cordeles en los brazos y cadenas a los pies donde estubieron muchos días hasta que llego Estaremberg de culla horden dieron (en presencia del testigo) tormento a dho Manuel Morterero y le notificaron sentencia de muerte…”(5).

No fue ahorcado al “…haberse turbado sus designios con la noticia que tuvieron de que mis tropas habían dado vista a Brihuega(6), con cuya confusión os saquearon y llevaron atado entre sus batallones hasta que dieron vista en Villaviciosa [de Tajuña] al Campo de dicho mi Ejercito, habiéndose antes dado orden por ellos al Coronel don Gaspar de Córdoba para que os quemasen vuestras casas”.

No considerándolo suficiente, según relataba el propio Manuel Morterero, “me pusieron en sus líneas para que pereciera” pero “habiendo tenido la fortuna de que venciesen nras Armas en su retirada escape entre su Carruaje hasta incorporarme con nuestras tropas”.

El Marqués de San Felipe, en su obra “Comentarios de la Guerra de España”(7) dijo de la batalla de Villaviciosa del Tajuña: “No se portaron con menos valor en aquel ultimo lance el Conde de Aguilar, el de San Estevan de Gormáz, y el Marqués de Moya su hermano, Don Feliciano Bracamonte, Don Josph de Amezaga, Mahoní, y todos los Oficiales del Cuerpo del Exercito […] No brilló menos la vigilancia, e infatigable aplicación de Don Joseph Vallejo”.

Tras la victoria de la batalla, que en palabras de Torcy “colocó la Corona sobre la cabeza del Rey Católico”(8), el día 12 de diciembre de 1710 Felipe V, al frente del ejército, levantó el Campo Real de Fuentes de la Alcarria para dirigirse a Cifuentes donde permanecieron hasta el día 14 de diciembre. Tras abandonar la villa cifontina en dirección a Siguenza(9), el rey se alojaría esa misma noche en la casa de Manuel Morterero en Argecilla(10).

La aspiración de ser ennoblecido y recompensado económicamente por su participación en la Guerra de Sucesión con parte de la hacienda de D. José de Torres en Valdearenas, Hita y su comarca, abandonada tras pasarse su propietario al partido del archiduque de Austria, le ocupó los años siguientes. Para ello dirigió un Memorial al rey Felipe V, en el que incluía las declaraciones en su favor del coronel José Vallejo, del conde de San Esteban de Gormaz, del conde de Pliego y del príncipe de T´Serclaes-Tilly(11).

Escudo de los Morterero en Valdeaernas.
Foto gentileza de  www.valdearenas.com
Con fecha de 31 de mayo de 1712, el rey Felipe V firmó la Real Carta que le concedió privilegio de hidalguía para sí y sus descendientes, legítimos y naturales, por línea recta de varón, el derecho a utilizar armas, timbre y escudos y blasones, y una porción de la hacienda de D. José de Torres(12).

La participación de Manuel Morterero en la Guerra de Sucesión se saldó, por lado, con varias acciones heroicas ante el enemigo, la participación de acciones que hoy llamaríamos de inteligencia (y que siempre se han llamado de espionaje), penalidades incluida la tortura, una milagrosa salvación en medio del frente de batalla, y pérdidas económicas de más de un millón de maravedís (dos mil ducados por el saqueo de sus dos casas y el incendio de la de Valdearenas, veinticuatro doblones por la pérdida de dos caballos durante el servicio del rey, 200 doblones durante su prisión así como de cosechas y ganados); y por otro, con el reconocimiento de algunos de los más importantes militares de su época (Vallejo, el Conde de San Esteban de Gormaz, el Príncipe de T´Serclaes-Tilly), su ennoblecimiento, y la parcial reparación económica con fincas en Valdearenas.

Pero sus esperanzas resultan un tanto frustradas cuando el Consejo de Argecilla se negó a eximirle de los tributos que por su nueva situación de hidalgo le correspondía, a pesar de que en 1711 era Alcalde Ordinario(13) de la villa de Argecilla, y en 1713 Teniente Corregidor(14). Para ello tuvo que remitir dos solicitudes al rey para finalmente conseguir que la corona mandatase al alcalde mayor de Atienza para que obligara al Concejo de Argecilla a que se cumpliese la voluntad del rey. Se debe entender que el Concejo de Valdearenas, donde sabemos que tenía al menos una casa y las nuevas tierras concedidas por el rey, no le pusieron ningún impedimento.

Por su importancia histórica, trascribimos las recomendaciones firmadas por Vallejo, Conde de San Esteban de Gormaz, Conde de Pliego y Príncipe de T´Serclaes-Tilly, así como el Memorial remitido por Morterero al rey.

Escrito de apoyo de D. José Vallejo, coronel de Dragones.

Dn José de Vallejo, Cavo de la orden de Santiago, Coronel de un Regimiento de Dragones Estrangeros y Comandante de un Destacamento de Cavalleria = Zertifico que Manuel Morterero, vezino de la villa de Argencilla, al tiempo que me hallé con el referido Destacamento en las cercanías de la villa de Atienza se agrego al con su caballo y Armas, y asistió en la función que tuve con el Varon de Mezer, en la que se porto con valor. Como también en la toma de dos Correos habiendo servido de Guia en las Marchas que ejecute en aquellos contornos. Y habiéndose retirado a su casa con mi orden desde ella me despacho diferentes correos participándome algunas noticias que condujeron al Rl Servicio, y quando  entre en la villa de Zifuentes por algunos Paysanos se me participo como el dho Manuel Morterero había sido sorprendido por una partida de los enemigos y conducido a la carcel publica de la dha villa de Zifuentes adonde le dieron tormento y condenaron a muerte que se hubiera executado sino hubieran salido tan arrebatadamte de dha villa con la noticia que tuvieron del sitio de Briuega y lo llebaron entre sus tropas por lo que le Considero ser atendido de la piedad de su Magd. Molina y diciembre diez y seis del mil setecientos y diez = Dn Joseph de Vallejo.

Solicitud de Manuel Morterero:

Manuel Morterero vezino de la villa de Algecilla y natural de la de Valdearenas ante Vm parezco y digo que a mo Dro combiene hazer Informazion en esta villa como en el año de setecientos y seis segui y servi en las tropas de Su Magd que Dios guarde en aquel tiempo que estuvieron en Sopetran, Jadraque hasta q. levanto el Campo donde por mi dirección y saber la tierra y guía a muchas partidos y destacamentos se hicieron muchas presas al enemigo. Y en este presenta hacer andado en el Destacamto que comandaba el Coronel Dn Joseph de Vallejo hasta que paso a la Mancha y en el dho tiempo haver servido de guía y por mi dirección haver cojido dos correos y haver por mi hecho muchos Prisioneros y muertos a los enemigos, como también haverme preso los enemigos en esta villa de Mandayona y llevarme a la de Zifuentes donde me dieron tormento y me sentenciaron a horca donde lo hubieran executado ano haver salido precipidadamente a socorrer la Plaza de Briguega y hallándose a su frente ntro Campo donde se dio la Batalla me pusieron en sus líneas para que pereciera y habiendo tenido la fortuna de que venciesen nras Armas en su retirada escape entre su Carruaje hasta incorporarme con nuestras tropas Y también haver perdido en dho servicio dos caballos y armas mias propias como también haverme saqueado los enemigos dos casas una en la villa de Algezilla y otra en la de Valdearenas y haver dado Decreto en la de Zifuentes en su Junta de Guerra de quemarme la casa con perdida de mas de dos mil ducados y en dha prisión haver gastado mas de Ducientos doblones y que todo esto ha sido por fiel Vasallo de S. Magd pues intentaron los enemigos falsear mi lealtad con promesas y dadivas haciéndome partidos ventajosos que no quise admitir por conservarme leal a nro Rey y por de todo lo qual a Vmd pido y suplico examine los testigos que la pareziesen de esta Villa al tenor de esta Peticion y hecha me la mande entregar para presentarla donde me combenga que es Justicia. Manuel Morterero.

Escrito de apoyo del Conde de San Esteban de Gormaz:

Muy s. mio. Manl Morterero vecino de Argecilla portador de esta hasistio a Vallejo con las noticias de los enemigos por cuyo valor estuvieron para aorcarle y teniendole atado pudimos ponerle en libertad despues de la Batalla hadado Memorial a S. Mgd y se le remita a VExa y asi estimar que  VExa la espen sus labores y a mi repetidos precudos en que ejercitar mi rendida obediencia como deseo y necesito Siguenza y Dicieme de 1710.
Sr. Exmo aseguro a VEa que este portador es hombre que merece toda atención porque ha serbido bien a el Rey avisando a Ballejo en muchas ocasiones  ha estado en gran peligro que le aorcasen los enemigos. Exmo Sr. R.L.M. CAVE Su mas rendido seror. Conde de Sn Esteban de Gormaz.

Escrito de apoyo del Conde de Pliego:

El dador desta el Manuel Morterero natural de la Villa de Val de Arenas y vecino de la de Argecilla y uno de los primeros caudales della quien sea señalado en todo su posible en el servicio del Rey estando en sus vecindades los enemigos y saqueada su casa y hada en el año de 706 y  en presente por como consta de los testimonios que lleva y habiendo estado dos veces su vida arriesgo de horca y dadole tormento en la villa de Zifuentes y haver tenido la honrra de haver ospedado al rey en su casa el dia catorce deste mes y deseando por todas las expresadas razones y servicios de leal vasallo y lo que…

Escrito de apoyo del Príncipe de T´Serclaes-Tilly:

Señor mio, Manuel Morterero que pondrá esta en manos de VEa ha presentado al Rey un Memorial pidiendo le haga SM Noble en atenzion a lo mucho que ha padezido por leal vasallo haviendo estado preso diez y ocho días en Zifuentes en cullo tiempo le dieron los enemigos tormento y le hizieron otras extorsiones el qual se ha remitido a Vea  y siendo este sujeto persona de mi maior estimación suplco a VEa tome esta pretensión bajo su proteczión aplicandole toda la grazia posible no dudando yo en lo mucho que siempre me ha faborezido VEa tendrá el bien exito que deseo a que quedare con el reconocimiento debido como lo experimentara VEa en quantas ocasiones se le ofrezcan de su agrado Dios que a VEa mus años deseo, Campo Real de Siguenza, 22 de dize de 1710. El príncipe de T´Serclaes-Tilly.


[1] Catastro del Marqués de la Ensenada. Respuestas Generales correspondiente a Valdearenas (1752)
[2] Archivo Histórico Nacional (Madrid). Sig. Consejos: 8952, N.10; 4477, N.31
[3] Gilard, Céline. Héroes y guapos: la Guerra de Sucesión española en los pliegos de corde. Université de Poitiers.
[4] Lafuente y Zamaolloa, Modesto. Historia General de España. Tomo 9. Página 382 y ss. Madrid, 1862.
[5] Testifical de Juan López, vecino de Miralrio.
[6] Brihuega: Villa de la provincia de Guadalajara, en la que acamparon las tropas inglesas del archiduque Carlos, y que se rindieron al duque de Vendôme tras unas horas de asedio.
[7] Vicente Bacallar y Sanna, Marqués de San Felipe. Comentarios de la Guerra de España e Historia de su Rey Fhelipe V, el Animoso. Génova, 172.
[8] Kamen, Henry. Felipe V, el rey que reinó dos veces. Ediciones Temas de Hoy SA. Madrid, 2000.
[9] Blog-Web Memoria Histórica de Guadalajara: Cifuentes 1710. Post de 07.12.2010 (http://memoriadeguadalajara.blogspot.com.es/2010/12/cifuentes-1710.html)
[10] Fecha recogida en la recomendación que a favor de Manuel Morterero realiza el Conde de Pliego el mismo mes de diciembre de 1710, por lo que la fecha se puede considerar exacta.
[11] Albert-Octave de T´Serclaes Tilly (1646-1715). Sirvió en España a partir del año 1703, cuando se convirtió en coronel de la Guardia Real. Le hicieron Grande de España en 1705. Falleció en Barcelona en 1715. (Fuente: Henry Kamen “Felipe V. El Rey que reinó dos veces”).
[12] José de Torres Messia y Morales, Vizconde de Irueste: Regidor Perpetuo de la ciudad de Guadalajara, fue uno de los pocos austracistas de la provincia, posiblemente por su vinculación como caballerizo de doña Mariana de Neoburgo, viuda de Carlos II, por lo que tras la derrota del aspirante austriaco fueron embargados sus bienes, entre ellos su oficio de regidor, así como sus mayorazgos. No obstante, el archiduque Carlos, ya como Carlos VI de Alemania, en 1718 le concedió los títulos de Príncipe de las Torres y Marqués de Villamejor. Tras el Tratado de Viena, Felipe V le recoció el título de Marqués de Villamejor. (Salgado Olmeda, Félix: OLIGARQUÍA URBANA Y GOBIERNO DE LA CIUDAD DE GUADALAJARA ENEL SIGLO XVIII. 1718—1788).
[13] Alcalde Ordinario: Autoridad judicial municipal, designado por el ayuntamiento o por el señor jurisdiccional, que conocerá en primera instancia los delitos ocurridos en el consejo, salvo aquellos reservados a la Corona.
[14] Corregidor: Desde el siglo XIV, representante del rey en una población realenga con atribuciones militares, judiciales, políticas y fiscales. A sus órdenes actuarán varios oficiales: alguaciles, alcalde mayor, soldados, escribano. Normalmente se le añadirán apelativos referentes a atribuciones jurisdiccionales especiales. Podrá ser corregidor letrado (será entonces un licenciado universitario) o de capa y espada (no tendrá titulación). Podrá tener un teniente, normalmente su alcalde mayor.

domingo, 1 de julio de 2012

Perdón.

En algún post ya he dejado de manifiesto mi opinión sobre la puerilidad enfermiza con la que se utiliza hoy en día la exigencia de pedir, o más bien exigir, perdón. Expresar con educación cualquier opinión puede dar lugar a que algún mameluco lance su anatema que cierra con la expresión “y que pida perdón”.

Esta "corrupción" del perdón no debe significar la banalización del concepto. Solicitar perdón es un acto íntimo y trascendente, que debe ser espontáneo para ser sincero. De igual manera, conceder perdón no quita ni minusvalora el daño causado, sino que puede, sólo puede, ofrece una reparación emocional al que ha sufrido el daño. Porque el agresor y víctima quedan unidos para siempre por el hecho violento, y el perdón no rompe ese vínculo ni exime de responsabilidad de alguna, ni judicial ni divina.

Ayer la prensa publicó que el ex dirigente etarra José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, pidió públicamente perdón a las víctimas del terrorismo “de todo corazón y con toda hondura de reflexión autocrítica”. Al menos uno de los asesinos ha pedido perdón de sus crímenes, afirmando que “Dios es testigo que estoy profunda y sinceramente arrepentido de ello” reconociendo que todo el dolor causado no tiene justificación y que es “plenamente consciente de la responsabilidad moral que ello conlleva con las numerosas víctimas que ha generado ETA a lo largo de su historia”.

Es evidente que esa petición solo consolará a algunas víctimas de ETA. Puede incluso que no consuele a ninguna, pero en sí es un hecho importante, ya que para alguna de las centenares de víctimas etarras, alrededor de ochocientas creo recordar, pueda servirle algún día para superar su dolor. Y a pesar de todo, ¡qué suerte la de las víctimas de ETA! Otras víctimas como mi padre y mis tíos morirán pasados los ochenta años de edad, sin que nadie les haya pedido perdón por el asesinato en 1936 de mi abuelo, un buen padre y esposo, recto católico y responsable profesional, por el espantoso delito de ser maestro nacional y afiliado a FETE.

viernes, 29 de junio de 2012

Faros

Anoche, Rubén A., un amigo de la familia, más conocido como "Fierro" entre sus conocidos de Berazategui, colgó, en su perfil de facebook, la historia del faro Querandí en Villa Gesell, provincia de Buenos Aires. Al hacer un comentario en su "noticia", me fui dando cuenta de la importancia de los faros a lo largo de mi vida.

Puede que todo comenzara en mi Tánger natal, ya que desde los enormes, para mí entonces, ventanales del salón de nuestra casa se veía, diminuto, el faro de punta Malabata. De día, una pincelada blanquísima sobre el promontorio ocre y el azul intenso de la bahía; de noche, con su pausada cadencia luminosa, una estrella que parecía jugar con el faro de Gibraltar, situado en punta de Europa, al otro lado del Estrecho.

Otro de mis faros infantiles fue el de cabo Espartel, con su mirador abierto al océano traicionero y bravío que en mi mente infantil adquiría rasgos terribles ante las constantes advertencias paternas, durante nuestros baños estivales en las playas del Bosque Diplomático (la Forêt Diplomatique, que decían los rótulos viarios), por las corrientes y socavones. También el de punta Cires, que en mi mente siempre formó una sola palabra, Puntacires, una de las playas más hermosas que recuerdo, y llena de misterios, no sólo por las instalaciones militares abandonadas y que horadaban el promontorio por medio de túneles peligrosos, sino también por el accidente del avión norteamericano que se estrelló en la colina y que, tras el accidente de Palomares, no daba precisamente tranquilidad a mi madre ante la posibilidad de una fuga radioactiva ocultada. Lamentablemente para mis recuerdos, hoy la punta y sus playas se han convertido en el puerto Tánger-Med.

A lo largo de los años se fueron añadiendo, faro a faro, una pléyade de majestuosos, coquetos, románticos edificios marítimos: el de Santa Catalina, en el monte Hacho de Ceuta; el misterioso faro del cabo Sacratif, en la costa granadina, que la fértil imaginación de mi padre lo convertía en un nido de piratas sarracenos; o el faro del cabo Trafalgar, que nuestros padres nos señalaban desde el mirador del cabo Espartel, y que se asemejaban como dos firmes guardianes del Estrecho.

Año a año he ido atesorando faros en mis recuerdos: la hermosa y señorial Farola de Málaga; el de cabo Roche, en los acantilados de Conil, asentado sobre la torre almenara tardomedieval; el metálico desmontable de la Isla de San Sebastián en Cádiz, que sustituyó a uno de obra derribado para evitar el asalto norteamericano a la ciudad gaditana durante la Guerra de Cuba; los faros, así en plural, de Torre del Mar, uno junto al otro, el primero, pequeño de mampostería, de principios del siglo XX; el otro de finales de siglo, de hormigón, que parece proteger a su hermano pequeño; el de punta Camarinal, que cierra al sur a la playa de los alemanes, habitantes huidos del III Reich .

Un recuerdo especial lo guardo del primer faro al que subí, el de la ciudad de Casablanca, gracias a los contactos de mi tío Luis del O., otro mito familiar por su heroica valentía durante la Guerra Civil como el aviador más joven de la República con 17 años, que nos llevó a lo más alto, hasta la linterna, y nos enseñó una de las bombillas, enormes, que daban sentido a la torre. Tan sólo he subido a otro faro, el de la Torre de Hércules, en La Coruña, muchos años después y cuyo valor histórico lo despoja a mis ojos del misterio que siempre he acompañado a cualquier faro.

Aún hoy, cuando de noche paseo por las playas de Benajarafe y veo hacia poniente el juego esquivo de los faros de Fuengirola y, en la lejanía, del monte Hacho, mi alma se emociona. Somos lo que recordamos. Y mis recuerdos están llenos de faros, de mar, de estrellas.

miércoles, 20 de junio de 2012

El día que Zoido sufrió un brote de homofobia en el ojo

Saben los que me conocen que nunca he sido muy de eso que llamo “patriotismo textil” y musical. Las banderas, cualquiera, no me conmueven ni exaltan mis instintos territoriales. Cierto es que a algunas les tengo más cariño que a otras, pero nada de un amor arrebatado y transido de emociones patrias. Me conmueve más, pero mucho más, un paisaje serrano, un acto de heroica valentía o la Organización Nacional de Transplante, por poner ejemplos varios.
 
Por ello, el hecho de que el ayuntamiento de Sevilla se niegue a que la bandera arco-iris luzca en la fachada neoclásica de las Casas Consistoriales el día 28 de junio (que muchos llaman del “orgullo gay” y que yo prefiero denominar “día de los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales”), tampoco lo vivo como una agresión, un insulto o un desaire del presidente de la corporación local, sr. Zoido.

Si me parece, en cambio, un desatino, un desafuero y una estupidez, que la mayoría municipal haya permitido en los últimos años que luzca la bandera de la Inmaculada y del pueblo gitano en la fachada noble de Plaza Nueva, y se niegue ahora, de nuevo, a que flamee la bandera de los seis colores.

Al igual que los caminos del Señor son inescrutables, los de la intolerancia, el totalitarismo y la homofobia sigue su curso como el Guadiana, y me temo que el sr. Zoido ha sufrido de nuevo un espantoso brote de homofobia en el ojo, ese órgano que ciego evita que sienta el corazón.

La lucha por la igualdad, no obstante, no depende de un trapo, sino de un papel, el de los derechos, el de las libertades y el que cada uno de los gays, las lesbianas, los bisexuales y los transexuales seamos capaces de vivir día a día, cotidianamente.

Una vez alcanzada la plena igualdad jurídica y conseguida una cierta "normalidad" social de la homosexualidad, la bisexualidad y al transexualidad, la población GLBT debemos no enquistarnos en nuestra "diferencia". Hace unos días, un buen amigo, Miguel P.M., escribió en facebook un comentario a vuelapluma y que sin embargo debería grabarse con letras de oro en nuestras almas: Más peligroso que un gay casado, es una mujer libre.

Exigir nuestros derechos, ejercerlos en el día a día, vivirlos con naturalidad a pesar de que algunos de nuestro entorno les cueste trabajo asumirlo, es un noble empeño que dignifica nuestra existencia. Pero no debemos vivir el rechazo de la derecha patria, tosca, cetrina, retorcida, rencorosa, como una afrenta, sólo como otra estupidez más.

El primer ministro británico, sr. Cameron, afirmó recientemente: “Yo no apoyo el matrimonio homosexual a pesar de ser conservador. Lo apoyo porque soy conservador". La derecha inglesa, siempre “avant-la-lettre”, ha llegado a la conclusión lógica que a nuestra derecha carpetovetónica resabiada y vengativa le es incapaz de alcanzar, por el insuperable lastre de la moral católica romana: el matrimonio, como institución conservadora que es, se fortalece cuando se amplia para dos personas del mismo sexo, y no al contrario.

El hecho revolucionario, rupturistas, trasgresor, es que las mujeres, todas las mujeres, se igualen en derechos y obligaciones a los hombres, a todos los hombres, en cualquier ámbito, también en el de la pareja, la casa y la familia.
 
La idiota negativa del sr. Zoido es un simple brote de homofobia en el ojo. La mafia machista sevillana que extiende sus raíces por toda la sociedad, cohesionando en su acción reaccionaria al mundo jurídico, de hermandades, político, etc. para machacar a las mujeres, sí es el cáncer que nos debería preocupar extirpar.